Masters Calidad y Auditoría

Los Masters en Calidad y Auditoría tienen como fin preparar al estudiante para desarrollar su labor profesional en tareas relacionadas con los Sistemas de Gestión de la Calidad, el Medioambiente y la Seguridad y Salud Laboral. El objetivo es que terminen analizando, mejorando, preparando y elaborando planes de cualificación para empresas.

IOE Business School ofrece a través de su catálogo de cursos la posibilidad de especializarse en Calidad y Auditoría, pudiendo formar parte, de este modo, de un mercado laboral que precisa de profesionales preparados, capaces de administrar y abordar los problemas que se plantean en las distintas organizaciones en materia de Gestión de la Calidad.

Masters en Gestión de la Calidad:

Empresas de todos los ámbitos se esfuerzan y trabajan cada día para ofrecer su labor con las mejores garantías. La aplicación de las exigencias impuestas por las nuevas normativas de Prevención de Riesgos Laborales, Calidad y Medio Ambiente, han supuesto un considerable esfuerzo, tanto para las instituciones públicas como para las empresas privadas.

Los diferentes postgrados en Calidad desarrolados por Grupo IOE están orientados hacia diferentes facetas dentro de este extenso ámbito. Abarcan múltiples aspectos e importantes particularidades en el amplio campo de la Gestión de la Calidad empresarial, desde la higiene y seguridad alimentaria propia del sector agroalimentario, a la Auditoría de los Sistemas de Gestión, de amplia aplicación en el sector industrial.

Todo esto sin olvidar el estudio de las principales normativas aplicadas a la empresa: norma ISO 9001 de Calidad, norma ISO 14001 de Sistemas de Gestión Ambiental, norma ISO 26000 de Responsabilidad Social Corporativa, etc.

Estos postgrados tienen como objetivo fundamental formar a futuros profesionales que se encarguen de analizar, avalar y crear los sistemas, trayectorias y planes necesarios que permitirán a las empresas alcanzar la la calidad que requieren en todos sus procesos. La meta es que puedan obtener las mayores certificaciones oficiales de calidad, algo que garantiza la excelencia de su labor. Especialízate y controla las normativas actuales, normas ISO u OSHAS, entre otras, para tu empresa.

Son muchas las normas ISO (International Standarization Organization) desarrolladas actualmente. Cada una de esas normas hace referencia a un proceso específico. Sin embargo, existen las conocidas como normas ISO genéricas, como son la ISO 9001 o la ISO 14001, de alta reputación internacional.

Estas normativas hacen referencia a estándares que son aplicables a cualquier tipo de organización o empresa, independientemente del sector al que pertenezca o los productos o servicios que presten. Por este motivo, son las más populares y reconocidas. Y es que implantar y desarrollar un modelo de Gestión de la Calidad en la organización es, hoy por hoy, imprescindible. Implementar un Sistema de Gestión de la Calidad conlleva hacer un diagnóstico de cómo se realizan los procesos internos diarios y, muy probablemente, este análisis previo implicará la realización de cambios significativos en los mismos.

La implantación de un sistema de calidad bajo normas ISO 9000 puede generar múltiples beneficios en la empresa. Esta norma ISO 9000 proporciona una serie de requisitos y especificaciones totalmente confiables y universalmente reconocidas para que cualquier empresa u organización pueda aplicarlas y consiga, de este modo, alcanzar la Calidad en todos sus procesos. Entres estos beneficios, cabría destacar que:

  • La certificación ISO 9000 está reconocida internacionalmente.
  • Su implantación en la empresa fomenta el desarrollo de una mejora continua.
  • Aumenta la eficacia y efectividad en los procesos, reduciendo significativamente tiempos y costes innecesarios.
  • Favorece y fortalece la confianza en la organización de clientes, proveedores e inversores.
  • Ayuda a conseguir mejores niveles de calidad en todas las operaciones que lleva a cabo la empresa.

El objetivo final principal de cualquier norma ISO es coordinar, simplificar y, sobre todo, unificar los usos, estandarizando los procesos y consiguiendo, de este modo, menores costes y mayor efectividad.

@IOE Business School 2017