2019-11-07

Auditoría web y los objetivos de mejora

Imagen Post

Las expresiones auditoría web o auditoría SEO resultan cada vez más familiares. Cuando tenemos delante contenidos relacionados con el marketing digital, en algún punto aparecen estos términos compuestos. A veces, conviene que tomemos precauciones frente a las interpretaciones demasiado difusas o personales.

Las técnicas o prácticas que se identifican con estos vocablos son análogas a otras disciplinas que también llevan el concepto de auditoría. Sugieren una revisión profesional, neutral, profunda y completa sobre una materia bien definida, y que concretaremos en un informe.

Una auditoría web indica siempre un esfuerzo clarificador por llegar a conocer la realidad de un asunto.

Qué es el SEO y su funcionamiento

SEO son las siglas que, traducidas del inglés, significan posicionamiento en buscadores. Por la penetración que tiene el mundo digital en la cultura general de la actualidad, parece algo muy simple y básico. Pero tenemos que comprender la importancia que tiene ese posicionamiento para ganar visibilidad en Internet y, también, que Google no es el único buscador.

Google, por otra parte, evoluciona cada día y, aunque está en una posición privilegiada, hay otros ingenios de indexación global de contenidos que compiten con él. Baidu es el buscador más popular en China, Yahoo! Japan lo es en Japón y Yandex tiene mucha fuerza en Rusia y países de su ámbito cultural.

En este terreno resulta clave asumir dos ideas esenciales:

1. Los buscadores pretenden dar a sus usuarios una ordenación de la información contenida en Internet que responda con calidad a sus consultas.

2. Quienes hacemos SEO, aprovechamos algún conocimiento del automatismo que mueve a estos gigantes de la información. La finalidad también es legítima, consiste en aparecer lo más arriba posible en los resultados arrojados por estos buscadores.

En qué consiste una auditoría SEO

Una auditoría de posicionamiento es un análisis sistemático de los factores internos y externos a un sitio web que influyen en su posicionamiento. Cuando se habla de auditoría web solo se tratan temas internos a la aplicación, tanto de parte del código alojado en el servidor como el descargado por el cliente.

La autoridad de una página obedece a un algoritmo que mide la repercusión de un contenido. También la jerarquía de enlazados con otros sitios de contenido similar. Esa medida interna para el buscador sirve para medir la calidad de la información publicada.

Este análisis deberá terminar expresado en un informe que oriente los pasos a seguir para mejorar ese posicionamiento. Es una ganancia en conocimiento, pero por sí mismo no opera de forma directa en posteriores salidas en buscadores. Son las acciones correctoras posteriores las que tienen la obligación de dar ese paso.

Calves en una auditoría web

La auditoría web supone un análisis sistemático de los factores internos y externos del site que influyen en su posicionamiento

Cómo se lleva a cabo una auditoría

Una auditoría supone realizar un conjunto de exámenes sobre distintos aspectos del sitio. Los podemos agrupar en tres grandes categorías:

  • Comprobaremos la situación del sitio web respecto a la competencia dada por el buscador de referencia. Es relevante para estos objetivos mirar las páginas que están indexadas, las palabras clave posicionadas y la posición en las SERP para cada una de ellas.
  • Revisaremos los factores internos a las propias páginas que influyen en el posicionamiento. Tenemos que mirar los títulos y descripciones correctas con etiquetas de los contenidos, el enlazado interno, las URL rotas, la rapidez de carga de la página, la adaptabilidad a dispositivos móviles y la experiencia de usuario.
  • También investigaremos los enlaces entrantes para ver cómo contribuyen a la ganancia de autoridad. Además, conviene examinar los comentarios y valoraciones en redes sociales sobre los contenidos: ver el impacto individualizado por post y hacer un perfil sobre cuáles despiertan más interés para acciones posteriores.

Un capítulo fundamental de las operaciones de auditoría son las herramientas empleadas. Entre las que figuran como canónicas para estos menesteres encontramos: Ahrefs, SemRush, Google Analytics, Screaming Frog, Gtmetrix o PageSpeed Insights.

El grado de dificultad de estos trabajos es muy variable En general, la complejidad tiene su punto más bajo en los blogs y sube hasta tratar las miles de páginas de un diario online o un ecommerce.

Puntos principales para realizar una auditoría web

Si bajamos al detalle de las pruebas a las que se somete un sitio web en una auditoría, podemos elaborar la siguiente lista:

1. Averiguar las páginas indexadas por Google y ver las palabras clave posicionadas que apuntan hacia ellas. Comprobar si están indexadas páginas sin valor informativo o comercial.

2. Comprobar dentro del sitio web si existen enlaces rotos, redireccionamientos fallidos o partes inaccesibles para los robots de buscadores.

3. Medir velocidades de carga, rendimiento continuo del servidor, adaptabilidad a dispositivos móviles. Verificar la inexistencia de fallos graves de diseño y evaluar la experiencia de usuario.

4. Revisar exhaustivamente meta description, meta titles y CTR. Comprobar que no hay páginas con contenido pobre o archivos gráficos sin etiquetas.

5. Valorar el enlazado interno y la posibilidad de atraer nuevos enlaces externos.

Como conclusión, las auditorias web SEO forman parte de las tareas básicas que debemos acometer en un proyecto de sitio web. Fijamos objetivamente lo que hemos conseguido para apuntar hacia objetivos aún más ambiciosos.