2018-09-24

Las claves del valor empresarial

Imagen Post

¿Quiere conseguir un valor empresarial sobresaliente?

En el sector empresarial, adquirir un valor empresarial tanto económico como financiero es importante para el éxito. Por este motivo, es imprescindible analizar la economía y las finanzas generadas en la empresa.

Pero no solo es válido tener en cuenta los factores internos de la entidad, sino también los externos. El valor empresarial marca la eficacia del equipo de trabajo y la competencia con otras empresas del mismo sector. Si económicamente una institución empresarial posee un mayor poder adquisitivo, su valor empresarial aumenta.

De manera que se recomienda tener en cuenta los datos estadísticos tanto económicos como financieros públicos de otras empresas. Y así, poder establecer una estrategia competitiva para incrementar el valor empresarial.

El valor empresarial de una entidad con respecto a otra

En nuestro día a día nos cruzamos con infinitas empresas que pertenecen al sector privado, público o exterior. Estas están en continuo crecimiento o por el contrario, se declaran en banca rota debido al valor empresarial obtenido.

Por ello, es importante conocer y evaluar el rendimiento económico y financiero de una empresa. De este modo, se debe analizar el entorno en el que se encuentra. Puesto que ayuda a la identificación de posibles problemas actuales o futuros. Y establecer planes estratégicos para aumentar el valor empresarial.

Si la empresa es reconocida a nivel mundial, nacional, etc., tiene que adaptarse a los requisitos de las dimensiones del entorno. Hay que tener en cuenta que una empresa reconocida mundialmente tiene más valor empresarial que una local. De este modo, no va a cumplir las mismas características una empresa local que una mundial. Por ello, se debe establecer una comparación económica y financiera con las empresas que comparten un mismo entorno. Y así poder competir por un valor empresarial mayor.

La actividad económica y el valor empresarial

Gracias al Instituto Nacional de Estadística (INE) se pueden consultar los datos públicos de contabilidad nacional anual (CNA), nacional trimestral (CNTR) y Regional de España (CRE). Así, se puede conocer el valor empresarial con respecto a los bienes y servicios proporcionados por cada una de las empresas. También existen otras muchas entidades que ofrecen esta información dividida en sectores de producción.

En la actividad económica son muy importantes los agregados macroeconómicos. Estos muestran la información relevante sobre el crecimiento de la empresa tanto real como financiero. Para obtener esos datos, debemos tener en cuenta la oferta agregada (producto interior bruto (PIB)), la renta generada (renta nacional disponible (RND) y la demanda agregada (demanda nacional y demanda final) de la empresa.

Ahora bien, en una empresa existen variaciones económicas. Por tanto, hay que ser consciente del resultado de los datos actuales y los pasados. Y así, establecer un planteamiento futuro enfocado siempre al tipo de producto que se comercializa (interior, nacional, etc.).

Un procedimiento adecuado del análisis de la actividad económica otorga valor empresarial a una entidad.

 La actividad financiera y el valor empresarial

En la actividad financiera se debe conocer los factores e instituciones que favorecen a la financiación, y rentabilizar el ahorro. La Contabilidad Nacional de España (CNE) nos muestra la capacidad de financiación de la economía española. Y el Banco de España proporciona las Cuentas Financieras de la Economía Española (CFEA). De este modo, se conocen los saldos y operaciones financieras tanto activos como pasivos. Esta actividad y análisis de las finanzas contribuye al valor empresarial.

Con respecto a los agregados financieros se debe tener en cuenta las distintas instituciones que participan en la financiación:

  • Banco de España.
  • Instituciones de Crédito o monetarias.
  • Instituciones no monetarias.

Estas funcionan como intermediarios entre las empresas que necesitan financiación y las que generan ahorro. Si una empresa quiere invertir capital en un mercado financiero, debe tener un ahorro financiero. Los mercados financieros establecen un conjunto de operaciones financieras de compra-venta entre las empresas oferentes y demandantes de ahorro. Existen distintos tipos de mercados:

  • Mercados monetarios: negociación de activos a corto plazo.
  • Mercados capitales: negociación de activos a largo plazo.

Con respecto a las relaciones exteriores, se tiene en cuenta el valor empresarial transaccional comercial entre los residentes y no residentes. Por ello, las fuentes en las que se puede extraer esta información son:

  • CNE.
  • Balanza de Pagos (BP). Constituida por la balanza por cuenta corriente (BCC), balanza de capital (BK), balanza financiera (BF) y movimientos de reservas (MRE).
  • Departamento de Aduanas y Documentes Especiales.
valor empresarial

Una empresa reconocida mundialmente tiene más valor empresarial que una local

La información en contabilidad

En el ámbito empresarial es muy importante tener registrado los gastos económicos y financieros que afectan al patrimonio empresarial. De esta forma se lleva a cabo una correcta dirección económica y se conoce su valor empresarial.

El departamento de contabilidad se encarga de recopilar estos datos adecuadamente para proporcionar una información eficaz y veraz. De este modo, se conoce el estado económico de la empresa dentro de un entorno.

Sin embargo, toda la información recopilada debe respetar el Plan General de la Contabilidad (normativa de contabilidad española). Las partes de este PGC son:

  1. El marco conceptual de la contabilidad: propone todos los elementos que se deben tener en cuenta.
  2. Cumplir con la normativa de registro y valoración.
  3. Cuentas anuales: presentación del registro de gastos y ganancias en el periodo de un año. Cuadro de cuentas: agrupación de las cuentas según la información que aportan.
  4. Definiciones y relaciones contables: definen y explican los resultados obtenidos en el cuadro de cuentas.

De esta forma, la información obtenida reflejará la realidad de la empresa en un entorno determinado. Y así, se podrá considerar el valor empresarial que tiene.

Hay que realizar distintos tipos de análisis para obtener una contabilidad empresarial completa. Por ello, se atiende a la naturaleza de los datos generados:

  • Cumplimiento de la normativa: análisis formal.
  • Estructura del balance empresarial: análisis patrimonial.
  • Beneficios y rentabilidad de los recursos: un análisis económico.
  • Mejorar las necesidades de liquidación: análisis financiero.

En definitiva, conocer el funcionamiento y el valor empresarial que una entidad adquiere, requiere de un proceso complejo y coordinado. La economía y  finanzas trabajan de forma conjunta para conseguir un mayor rendimiento empresarial. Y así, gozar de un valor empresarial objetivo.