Cookies informatica

Cookies en informática: qué son y para qué sirven

Para poder usar Internet de forma responsable es conveniente tener el mayor control sobre los datos que se proporcionan. Es fundamental saber qué información se comparte en los diferentes sitios web y con qué finalidad. Así como acercar la ciberseguridad a ciudadanos y empresas. La mayoría de usuarios en Internet se ha topado alguna vez con una advertencia de cookies en la red. Esto significa que en este caso se van a almacenar cookies en su navegador. Es conveniente mantenerse protegidos de los problemas de seguridad y privacidad que conlleva el uso de Internet y conocer el significado de las cookies en informática.

¿Qué son las cookies en informática?

Una cookie es un archivo que contiene pequeñas cantidades de datos que se envían entre un emisor y un receptor. En este caso, el emisor es el servidor de la página web y el receptor es el navegador.

El objetivo es identificar al usuario almacenando el historial de actividad para ofrecerle el contenido más apropiado. Todo en base a sus intereses y hábitos de consumo. Normalmente cada vez que se visita un sitio web por primera vez se guarda una cookie con información con la finalidad de hacer la visita de los internautas lo más personalizada posible, así como para saber la frecuencia con la que un usuario visita una página y qué tipo de artículos le interesan más.

¿Cuáles son los tipos de cookies más comunes?

Existen diferentes tipos, pero las más comunes son las conocidas como session cookies. Estas tienen un corto tiempo de vida porque se eliminan automáticamente al salir del navegador. Luego están las persistent cookies, que se usan para guardar información del comportamiento del usuario durante un tiempo determinado. Algunas de estas tienen una fecha de expiración.

Por otro lado, están las secure cookies, que almacenan información cifrada para que esta no sufra ataques de terceras personas que quieran hacer un mal uso. También están las cookies zombie, que se recrean a ellas mismas cuando son borradas. De este modo continúan regenerándose sin que el navegador tenga poder sobre ellas. Se pueda acceder a ellas sin importar qué navegador se esté usando. En algunas ocasiones, son usadas con fines malintencionados.

La importancia de las cookies en marketing

Tienen dos funciones principales que resultan muy útiles para los equipos de comunicación y marketing de las empresas. Primero, son importantes para saber si un usuario ha accedido con anterioridad a una página web para así, actuar en consecuencia. Es fundamental para ofrecer contenidos personalizados y que no sean repetitivos.

Por un lado, es primordial para conocer los hábitos de navegación y así poder mostrar anuncios que resulten interesantes para el usuario. De este modo, permiten hacer una publicidad más adaptada a los intereses de cada persona y por lo tanto, aumenta las conversiones.

Por otro lado, para los visitantes también conlleva una serie de ventajas. Por ejemplo, es una oportunidad para consumir contenido de valor y útil para ellos. Además, siempre se le debe dar al usuario la posibilidad de rechazarlas en el caso de que sea oportuno e informar de qué tipo de cookies se usan.

Funcionamiento de las cookies en informática
El objetivo de las cookies es identificar al usuario almacenando el historial de actividad para ofrecerle un contenido personalizado

Cookies en informática: propias y de terceros

En primer lugar, las propias son primordiales para que la página web se cargue correctamente. También para mejorar la experiencia de los usuarios en las diferentes secciones. Entre otras funcionalidades, también se usan para ofrecer contenido personalizado, controlar el tráfico web o bien, recordar la lista de la compra o hacer una wishlist. Suelen ser funcionalidades diseñadas para mejorar el servicio hacia los internautas, no únicamente con fines publicitarios.

En segundo lugar,las de terceros no son imprescindibles para navegar correctamente por la red. Sin embargo, cumplen otras funciones que son necesarias. Por ejemplo, son las encargadas de almacenar la mayor información posible sobre las búsquedas de los usuarios. También de sus hábitos de navegación para mostrar contenido adaptado a las necesidades de cada uno. Además, se usan con el objetivo de realizar estudios de mercado. Además, en gran parte, son las responsables de ofrecer información relacionada a las búsquedas de cada persona y las encargas de impedir que aparezca información que no sea relevante.

Ventajas de tener alojadas las cookies en el navegador

Una de las ventajas de tenerlas alojadas en el navegador es que permiten una navegación rápida, sencilla y personalizada. Asimismo, ofrecen la oportunidad de guardar diferentes opciones de configuración de la página web para mostrarlas cada vez que se accede al mismo sitio.

Es una forma de evitar volver a configurarlo de nuevo. Además, son útiles para llevar a cabo compras online, ya que ayudan a recordar datos personales en el caso de que se haya tenido un problema de conexión y haya desaparecido la información de los formularios. Es una gran opción para evitar volver a buscar los mismos productos y rellenar de nuevo la información pertinente.

Desventajas de tener alojadas las cookies en tu navegador

Una de las principales desventajas de tenerlas alojadas en tu navegador es que almacenan cualquier tipo de información y por lo tanto, es complicado proteger la privacidad. Los datos obtenidos, en algunas ocasiones, pueden llegar a ser usados por personas ajenas con fines ilegales. Otro aspecto negativo es que se trata de una forma de ofrecer publicidad invasiva, ya que se tiene acceso a los datos personales de las personas. Gracias a las pautas de navegación se pueden detectar las páginas que cada persona visita y ofrecer productos o campañas de publicidad mientras se navega por otros sitios web.

En definitiva, para evitar que el sitio web almacene información, es tan sencillo como eliminar las cookies en la sección «herramientas» y después hacer clic en «Borrar los datos de navegación«. Sin embargo, no siempre es necesario rechazarlas ya que tienen tanto ventajas como desventajas. Por un lado, son de gran ayuda para mejorar la experiencia en Internet, ya que ayudan a crear un perfil de usuario personalizado. El problema llega cuando las marcas o determinados organismos abusan de las políticas de datos y obtienen información personal de los usuarios sin su consentimiento.