2018-07-12

¿Cómo mejorar tus habilidades directivas?

Imagen Post

Las habilidades profesionales son las aptitudes que un individuo posee y le permiten un mejor desarrollo de su profesión. Las habilidades directivas reúnen distintos tipos de habilidades que las teorías del liderazgo señalan como imprescindibles para un directivo. La dirección de equipos y el puesto en la empresa de un directivo requiere de este unas competencias personales determinadas.

Recomendaciones para potenciar las habilidades directivas 

Las habilidades directivas, ¿son innatas o se aprenden?

El liderazgo empresarial, como cualquier otra profesión, requiere de determinadas habilidades que, unidas al conocimiento y el trabajo diario permiten hacer un buen trabajo.

Aunque algunas de estas habilidades directivas no formen parte de tu personalidad estas pueden aprenderse y desarrollarse a través de un programa de desarrollo directivo. Y aquellas que ya posees pueden verse mejoradas trabajando sobre ellas.

Estudiar un Máster en Habilidades Directivas, Coaching y Factor Humano te permitirá, entre otras cuestiones, adquirir y mejorar esas habilidades necesarias para ser un buen directivo capaz de liderar equipos y lograr las metas profesionales que se vaya marcando.

Aunque el coaching directivo puede acompañarte y ayudarte a lo largo del tiempo aprender y desarrollar las habilidades directivas es la base sobre la que trabajar. Y algo esencial para el liderazgo empresarial del S. XXI.

Principales habilidades directivas

Habilidades de comunicación, esencial para un directivo

Dentro de las habilidades directivas, las de comunicación son una parte importante. Quien no sabe comunicar lo que quiere, ni cómo lo quiere, no puede exigir que se haga. En una profesión en la que se está al frente de equipos de trabajo, la comunicación es clave.

Saber hacer entender los objetivos, las tareas, retroalimentarte con lo que tu equipo te comunica…  La transmisión y recepción de ideas es esencial para un buen trabajo, para poder desarrollar estrategias de trabajo enriquecidas con las aportaciones del equipo y para poder explicar cómo implementar estas y alcanzar los objetivos marcados.

En realidad las habilidades de comunicación van más allá del liderazgo de equipos. Tratar con clientes o con competidores, entre otros, también requiere de esta competencia. Las capacidades de negociación, tan necesarias para un directivo, precisan de habilidades de comunicación.

Además, cabe preguntarse, ¿puede ser un buen motivador un mal comunicador?

habilidades directivas

Las habilidades directivas y la teoría del liderazgo son fundamentales para ser un gran directivo

Inteligencia emocional, esencial para liderar equipos

La inteligencia emocional la capacidad que permite identificar, entender y manejar las emociones correctamente para facilitar  las relaciones con otras personas. En el ámbito de las habilidades directivas esta habilidad es necesaria para facilitar las relaciones interpersonales para la consecución de metas y objetivos así como para el adecuado manejo del estrés y la superación de los obstáculos que se presenten en el camino, entre otros fines.

Saber ser dueño y manejar las propias emociones es tan necesario como saber identificar las emociones ajenas. Una persona al frente de un equipo no puede dejarse superar por emociones como la ira, ni dejarse llevar por estallidos emocionales. Conocerse uno mismo es clave en este aspecto. Pero la inteligencia va más allá del autocontrol y el conocimiento propio. Es la relación con las propias emociones y su manejo para orientar estas en positivo, entre otros aspectos importantes.

Entender las emociones y necesidades de los demás es esencial dentro de las habilidades directivas. Esto le permitirá a la persona al frente de un equipo hacer que estos se sientan comprendidos y respetados, mejorando el ambiente de trabajo e influyendo en positivo sobre cada individuo.

Esta también ayuda a identificar el estrés propio y ajeno en los primeros estadios, lo que permitirá evitar que crezca y se convierta en una enfermedad.

 

La inteligencia emocional es una de las habilidades directivas que pueden desarrollarse con conocimiento  y trabajo específico.

 

Habilidades de negociación y resolución de conflictos, clave dentro de las habilidades directivas

Una de las habilidades directivas clave para trabajar al frente de equipos humanos son las habilidades de negociación de conflictos. Como puedes imaginar, estas habilidades requieren en buena medida de las ya mencionadas capacidades comunicativas y de la inteligencia emocional.

A medida que se resuelven conflictos se va aprendiendo. Es más sencillo cuando se poseen otras capacidades que ayuden a hacerlo de la forma adecuada para que realmente queden resueltos y no aparcados en un cajón.

Las técnicas de negociación son clave para el directivo en muchos aspectos más allá del trabajo en equipo. Sin habilidad para negociar difícilmente se puede ser un buen líder empresarial.

Las técnicas y habilidades que esto requiere pueden aprenderse y desarrollarse. Si estás interesado en mejorar tus habilidades directivas, puedes hacerlo.

Habilidades estratégicas, necesarias para un buen directivo

El pensamiento estratégico es una de las habilidades directivas esenciales. Solo es una de las varias habilidades estratégicas que requiere el liderazgo empresarial del S. XXI. La visión estratégica y la dirección estratégica son otras habilidades directivas necesarias.

Dentro de toda organización empresarial moderna se precisa de líderes que dispongan de estas habilidades y sepan desarrollar estas competencias día a día. No solo en lo que a liderazgo de equipo se refiere.

Otras habilidades directivas esenciales

Las ya mencionadas no son las únicas habilidades directivas esenciales. Otras como la gestión del tiempo, la capacidad organizativa o la motivación de equipos orientada al mejor rendimiento laboral, también son necesaria para ser un buen directivo.

Si quieres convertirte en un buen líder empresarial sé consciente de la relevancia de aprender, desarrollar y mejorar las habilidades directivas para una mejor competencia profesional y el alcance de las metas marcadas.