2015-03-11

3 trabajos muy bien pagados… pero peligrosos

Imagen Post

Por desgracia, existe un numero amplio de profesiones que caminan cogidas de la mano del peligro, llegando a provocar incluso numerosas muertes. Bomberos, soldados, empleos relacionados con la manipulación de sustancias tóxicas o peligrosas están en el imaginario colectivo de la sociedad como trabajos peligrosos (bien viene sacar un masters prl para poder desempeñar alguna de ellas).

Pero a veces nos encontramos con perfiles mucho más dispares, siendo muy peligrosas algunas actividades que ni si quiera lo habíamos pensado. Vamos a hablar sobre 3 profesiones poco comunes y peligrosas pero que están muy bien pagadas.

¿Cuándo un trabajo es peligroso?

Un trabajo es peligroso cuando a diario estás jugándote la vida o tu estabilidad mental y psicológica. Según el Ministerio de Trabajo y las leyes que regulan los pluses de peligrosidad, la peligrosidad del puesto de trabajo viene derivada por la existencia de un riesgo adicional, debido a que el desempeño de sus funciones puede entrañar un eventual ataque o daño.

Existen muchísimos trabajos peligrosos, pero por desgracia, no están bien pagados. Para eso dedicaremos otro post.

1. Soldados privados.

Soldado Privado

Los sitios de guerra son un nicho para las empresas de seguridad privada, que ofrecen servicios de escoltas, vigilantes o apoyo a diferentes ejércitos e ideologías. Pueden servir para proteger a políticos, empresas o instalaciones. Sortean balas, atentados, intentos de secuestro y ofensivas masivas. Y este oficio mueve, según diversas fuentes, más de 200 millones de euros. Se estima que puede llegar a la cifra de 12000 euros al mes un salario medio.

“Lucharía hasta la última bala, y ésa la usaría para mí si viera que no hay escapatoria, pero nunca me cogerían vivo” confiesa un escolta privado destinado en Irak para el diario El País (10/12/2004).

Mientras que proteger un recinto o la protección personal no se entienden como trabajos peligrosos hechos por soldados privados. La protección en zonas de conflicto o en terreno políticamente inestable sí que lo es. Las empresas privadas suelen contratar personal preparado para desarrollar con efectividad rescates, extracciones o protección diaria a quienes lo necesiten. Los soldados privados, como recalca su nombre, responden a instituciones privadas y, por ende, la dificultad de conocer su agenda.

Califica como trabajos peligrosos desde el momento en el que juran lealtad a interés privados, muchas veces desconocidos. “Mercenarios” es el calificativo que muchas veces se usa para referirse a ellos. Las empresas contratantes de estos soldados privados luchan por alejarse de ese adjetivo y se autodenominan proveedoras de seguridad.

En el sentido más estricto de la definición, ni en los trabajos peligrosos ni a los soldados privados se exige poner su vida en peligro. Así mismo, ellos no están adscritos abiertamente a ningún mando.

Los procesos de selección son muy específicos para estos trabajos peligrosos, y para soldados privados específicamente. Se escogen perfiles definidos con la formación adecuada y experiencia probada en misiones.

Requisitos: Cualquier edad, nivel formativo y nacionalidad. 

2. Protección de ataques piratas a barcos.

Piratas

La seguridad en los navíos en costas africanas requiere una seguridad especializada, no solo por la posibilidad más que real de un ataque y secuestro, sino en la peculiaridad del trabajo: aislamiento en alta mar. Las cualidades psicológicas deben estar a la par de las físicas. Los sueldos pueden ascender a 5000 euros mensuales, más gastos.

De acuerdo con fuentes consultadas, los piratas tienen servicios de inteligencia que avisa cuando una embarcación no lleva protección. En estas ocasiones es cuando los mismos atacan a los mercantes o petroleros, incluso a atuneros. En los trabajos peligrosos como este,  muchas veces se evitan los enfrentamientos con la mera presencia de “la protección”.

¿Quiénes son esta protección? Un artículo publicado en el periódico El Mundo comentaba su experiencia hablando con un ex militar de la Marina Española (18/10/2009). En esta pieza, el ex militar comentaba sus motivaciones para proteger barcos frente ataques piratas aunque calificara como trabajos peligros.  Entre ellas, el factor económico, de acuerdo con lo mencionado anteriormente, algunos trabajos peligrosos se pagan muy bien.

La Organización Internacional Marítima (OMI) es el organismo especializado de las Naciones Unidas responsable de seguridad y protección de la navegación. Previene también la contaminación del mar por los buques. Y se ocupa también de crear y regular la normativa del uso de seguridad privada en zonas de piratería.

A finales del año 2016, piratas somalíes atacaron un buque quimiquero de bandera británica. En la misma época un metanero de bandera española fue atacado frente a la costa de Yemen. La discusión sobre cómo blindar  las embarcaciones creció y colocó estos a trabajos peligrosos en el foco de las necesidades. Provocando así que los gobiernos reaccionaran antes los ataques, mostraron preocupación y buscaran soluciones prontas. España fue uno de los países que autorizó el embarque en buques mercantes y pesqueros españoles de personal de seguridad privada.

Aunque está en la lista de trabajos peligros, la eficacia de estas personas está demostrada en la prevención de ataques.

Requisitos: Cualquier edad, nivel formativo y nacionalidad. Puede ser necesario el título de vigilante de seguridad. 

3. Trabajo en plataformas petrolíferas.

Plataforma Petrolífera

De nuevo, aparece el aislamiento y la lejanía del entorno familiar como un elemento que puede ser determinante en la elección de trabajar en plataformas petrolíferas. La preparación psicológica es clave, y los turnos pueden variar, para colaborar en esa adaptación. Las condiciones pueden ser complicadas, pudiendo derivar incluso en enfermedades mentales transitorias. Sin olvidar que pueden ser blanco de terroristas e intentos de secuestro. El sueldo: un operario, por ejemplo, puede llegar a ganar unos 6000 euros mensuales, incluso más.

Existen trabajos peligrosos que demandan resistencia psicológica, física o ambas. Vivir en una plataforma petrolífera por largas temporadas puede suponer exige mucho de nuestra personalidad y resistencia. En la mayoría de los casos, es imperativo haber superado cursos de preparación y supervivencia, entre otras pruebas físicas. En trabajo en las petrolíferas nunca cesa. Se vive en el sitio donde se desarrolla el trabajo y las jornadas laborales son extensas.

El tamaño y condiciones de las plataformas varía, las más modernas cuentan con wifi, gimnasio, y otras áreas y servicios. Entre ellas modernos sistemas de TV, videotecas, sauna, videojuegos, etc.  Las menos modernas son pequeñas ciudades en medio del mar en las que se trabaja cual maratón. Lo cierto es que las condiciones de aislamiento en un entorno tan atípico y teniendo el mar de compañero en todo momento hacen que esta actividad califique, sin dudas, en la lista de trabajos peligrosos.

Es necesario tener en cuenta siempre que las condiciones de salario y peligrosidad varían teniendo en cuenta el puesto de trabajo. Entre los puestos de trabajos peligrosos se encuentra los empleados de extracción, construcción y ayudantes. Por otra parte, ingenieros, geólogos, y demás personal y, finalmente, los mandos, gerentes y personal administrativo.

Requisitos: Depende del puesto. Desde operario de grúa hasta ingenieros. Por supuesto, según el nivel, así será el salario.

Lo importante: el regreso.

Estos tipos de trabajos puede acarrear no sólo consecuencias físicas, sino también consecuencias psicológicas, por lo que una preparación mental previa, así como física, debe ser un elemento a tener en cuenta. Existen terapeutas que están especializados en este entrenamiento previo al trabajo. Por supuesto, el momento más querido por todos estos profesionales es el mismo: la vuelta a casa.

La conciencia del peligro es ya la mitad de la seguridad y de la salvación.

Ramón J. Sénder (1902-1982)