2019-05-30

Innovación empresarial y tipos de estrategias

Imagen Post

El emprendimiento empresarial del S. XXI tiene una oportunidad de diferenciación y posicionamiento en la creatividad e innovación. La innovación empresarial también es clave para mejorar las oportunidades de marcas y empresas ya asentadas. Los proyectos innovadores y las estrategias de innovación son, en uno y otro caso, claves para encontrar un hueco en el competitivo mercado actual. Innovar es abrir la puerta a nuevas formas de negocio, productos, procesos y formas de llegar al cliente. Estas pueden suponer un antes y un después en la rentabilidad y éxito del negocio.

Tan importante es la innovación empresarial que los premios innovación en diferentes ámbitos se han popularizado para señalar y apoyar proyectos de innovación en las empresas y a emprendedores. Estos no solo son interesantes para la propia empresa sino también para el mercado y -en la mayor parte de los casos-, para el cliente final.

Los tipos de innovación empresarial que pueden ayudarte a impulsar tu negocio

Aunque estos están considerados actualmente los tipos de innovación empresarial esenciales no son los únicos existentes. La innovación en la organización, por ejemplo, también puede suponer una mejora sustancial para la compañía en la que se implementa.

Innovación personal o individual

Este tipo de innovación empresarial se basa en la capacidad de algunos individuos para desarrollar ideas creativas y novedosas. Desde las empresas que apuestan por este tipo de estrategias de innovación se pueden apoyar estos de diferentes modos:

  • Proporcionando al emprendedor las herramientas, sistemas, y todo tipo de recursos necesarios para favorecer y facilitar su propuesta de ideas innovadoras así como la puesta en marcha de estas.
  • A través de la formación de plantillas y equipos de trabajo en las que se valoren los perfiles profesionales creativos y desarrolladores, con una selección de personal enfocada en encontrar este tipo de trabajadores.
  • Proporcionando tiempo a los trabajadores para dedicarlo a la innovación. Todo ello en un ambiente enriquecedor y receptivo a nuevas propuestas e ideas ingeniosas.
  • Potenciar el uso de técnicas creativas en equipos de trabajo específicamente creados para este fin.

Innovación de procesos

Este tipo de innovación hace referencia a la mejora de productos, servicios, contenidos y formas de trabajo ya presentes en la compañía. La capacidad para aportar nuevas ideas de los empleados y el uso de la tecnología en las empresas ayuda a mejorar el modo de trabajar, pero también el producto final que se ofrece al público.

innovación empresarial

La innovación empresarial también es clave para mejorar las oportunidades de marcas y empresas ya asentadas

Este tipo de innovación empresarial se puede dar en todos los ámbitos. No obstante, en algunos sectores es especialmente importante para mantener a la marca posicionada en el mercado. Así como con oportunidades de negocio. Es el caso de la industria tecnológica y la telefonía, la innovación informática, entre otros.

La innovación de procesos puede necesitar de la innovación personal o valerse de ella para desarrollarse.

Innovación continua

Aunque a menudo se confunde la innovación continua con la innovación de procesos son conceptos diferentes. En este caso la novedad debe aportar un plus de valor al producto o servicio ya existente. No se trata de encontrar nuevos productos, sino de proporcionar valor añadido a aquellos que ya ofrece la compañía.

En este sentido -y según el tipo de producto la innovación empresarial-, va de la mano de la investigación. Esta permite encontrar y desarrollar esa característica o cuestión que aporte valor añadido al mismo.

Las empresas que apuestan con este tipo de innovación empresarial son empresas de éxito. Estas mantienen su marca bien posicionada a lo largo de los años, adaptándose a las demandas del cliente y proporcionándole el valor extra que precisa en cada momento.

¿Algunos ejemplos? En el sector alimentario las marcas van adaptando su oferta a las demandas de la sociedad y sus potenciales clientes. Por ello muchas han pasado a ofrecer versiones SIN de sus productos estrella (sin cafeína, sin azúcares, sin aceite de palma…) a medida que han percibido como oportunidad de negocio ese valor añadido para su producto.

Innovación disruptiva

Probablemente es el tipo de innovación empresarial más interesante. También el más deseado y que más puede aportar en positivo a la empresa que lo logra. Pero también es el más complicado de alcanzar porque no depende solo de la capacidad de innovación de una compañía. También depende del mercado, el público en su conjunto, no solo de sus clientes y potenciales clientes sino de la sociedad en su conjunto ya que supone un cambio para esta.

Para comprender mejor qué supone la innovación empresarial disruptiva hay que referirse a algunos de los productos o servicios que han supuesto un cambio social. Entre ellos, la aparición y popularización de internet. En su día también lo fue la fabricación en cadena de los automóviles, por ejemplo.

Pero cambiar el mundo no es fácil. Hace falta no solo una idea brillante sino también la capacidad para llevarla a cabo. Y que esta resulte de interés para el mercado, que no llegue demasiado pronto para ser bien aceptada por el público y así triunfar. También es clave que exista una tecnología apropiada y ampliamente distribuida. Es necesario poder popularizarla y que no quede en algo de valor o interés solo para unas pocas personas.

La innovación empresarial es la base del éxito de muchos proyectos y empresas que de otro modo no podrían operar con éxito en el competitivo mercado actual. Apostar por estrategias de innovación y valorar los perfiles profesionales capaces de investigar, crear y desarrollar ideas innovadoras es esencial en la empresa del S. XXI.