Masters, MBA y Cursos Online
Contacto
Atención al cliente: +34 917 379 990 | +34 935 959 590
Cuatro razones para no utilizar un traductor online nunca

Cuatro razones para no utilizar un traductor online nunca

Los idiomas continúan siendo una asignatura pendiente entre la población española. Al empezar un nuevo año, el propósito más repetido es aprender inglés, ¿pero cuántos lo logran? Muy pocos. Y no, tu traductor online favorito no va a suplir tus carencias. ¡Ponte las pilas!

El ranking de EF English Proficiency de 2020 indica que avanzamos lentamente. Aunque es una buena noticia, no es suficiente. En Europa, España se sitúa en la posición 26 de 34. Mientras que a nivel mundial ocupa la posición 34 de 100 países participantes.

Esto indica que el nivel de inglés en nuestro país es medio. Aunque presumimos de que las nuevas generaciones son las más preparadas de la historia, el inglés parece atragantarse a todos.

Por este motivo, tanto en el ámbito personal, académico o profesional recurrimos a los traductores online y…¡ERROR!

¿Qué es un traductor online?

Un traductor online es un software informático programado para traducir textos de un idioma a otro. Algunos de ellos pueden interpretar hasta más de 150 idiomas. Este tipo de herramientas utilizan cada vez más la inteligencia artificial (IA) para optimizar sus resultados, pero continúan siendo imprecisos en muchos casos.

Aunque en ocasiones pueden salvarnos de un apuro puntual, no es recomendable traducir textos completos. La tecnología aun no es tan precisa como para traducir sin errores, sobre todo, relacionados con la semántica, la concordancia e incluso con la cohesión.

Porqué no usar un traductor online

Un traductor online es la herramienta que necesitas para interpretar textos completos. Podríamos aventurarnos a decir, que ni siquiera para frases complejas. Pero veamos los motivos para realizar estas afirmaciones.

Calidad

Las herramientas de traducción automática tienen más de 50 años de historia. Pero resulta significativo que aún no hayan desarrollado la metodología óptima en esta tarea. Aunque por otro lado, hay que tener en cuenta que el lenguaje es, probablemente, la invención más compleja del ser humano.

Por lo tanto, llegar a crear un sistema que replique el lenguaje como lo hacen las personas es una ardua tarea que parece que aún tardará algún tiempo en desarrollarse.

En este sentido, nos damos cuenta de que las traducciones, en el mejor de los casos, suelen ser pobres. Puede servir para obtener una idea general, pero nunca será un resultado final. Por lo tanto, si tienes que realizar una traducción y no tienes los conocimientos necesarios para hacerlo, recurre a un profesional.

Semántica

Como hemos mencionado al principio, uno de los problemas más frecuentes es el relacionado con el significado de las palabras. El problema del software de traducción es que reproducen el texto “a pies juntillas” y el lenguaje tiene muchos matices. Por ello, encontramos problemas como los siguientes:

  • Sinonimia: las palabras que tienen varios significados en función del contexto se denominan sinónimos. Y son las enemigas de los traductores en línea. Estas herramientas tienen problemas para interpretar el contexto y devuelven resultados incoherentes.
  • Tecnicismos: se trata de palabras especializadas en un ámbito. Por ejemplo, jerga médica o jurídica. Este tipo de términos son poco comunes y los traductores online de nuevo tienen problemas para adecuarlos al texto.

El traductor online puede ser de ayuda en contadas ocasiones, pero imagina preparar un documento con un traductor y que no exprese lo que quieras o incluso exprese lo contrario…Menudo problema, ¿verdad?

Cambios involuntarios

Imagina que en tu documento pone: “Para acceder a esta candidatura es necesario tener estudios superiores”. ¿Qué sucedería si el traductor online construyese la oración en negativo? ¿Cómo podría afectar esto a tu texto?

Pues esto sucede más veces de las que creemos. Esto es terrible cuando envías un documento y justo dices lo contrario de lo que deberías. Por lo tanto, no confíes en los traductores en línea.

Confidencialidad

¿Qué es lo que más preocupa a los usuarios de la red en este momento! La privacidad y protección de los datos. Y la mayoría de traductores online no es lo que se dice amigable con la seguridad de sus consumidores.

No obstante, algunos softwares de traducción como Deepl Traductor han atendido a las demandas actuales. En este caso, garantizan que tras la traducción, los textos serán eliminados de las bases de datos.

¿El traductor online puede aportar algo bueno?

Aunque no son la mejor solución, tienen algunas ventajas como las siguientes:

  • Inmediatez: si simplemente quieres tener una idea general de forma rápida puede ser muy útil. Esto supone un ahorro considerable de tiempo.
  • Gran variedad de idiomas y dialectos: el ser humano no es una máquina y no puede conocer todas las lenguas del mundo. En este sentido, puede ser efectivo para idiomas minoritarios.
  • Accesibilidad: puedes acceder a través de distintos dispositivos donde y cuando quieras.
  • Gratuidad: un traductor profesional puede ser un gasto económico importante frente al software en línea completamente gratis. Aunque ya sabes que los resultados también serán radicalmente opuestos.

En definitiva, si vas a utilizar un traductor online asegúrate de que es únicamente para aclarar dudas puntuales. Aunque lo mejor es un diccionario. No tiene por qué ser en papel, webs como la de WordReference son muy útiles para ver los distintos significados.

Por otra parte, si tu objetivo es traducir textos con rigor en tu puesto de trabajo, el mejor consejo es que aprendas inglés, o la lengua que necesites. Nuestros cursos de idiomas te preparan para dominar con soltura la lengua extranjera que necesites.

Además, tenemos formación orientada a preparar los exámenes oficiales. No solo sabrás defenderte en otro idioma, también podrás incluir un nuevo título a tu currículum y aumentar su valor. Y tú, ¿qué elijes?