2019-09-24

Técnicas y herramientas del growth hacking marketing

Imagen Post

Hoy en día, y mucho más en el caso de las startups, es vital poner el foco en una estrategia de crecimiento negocio. Y que permita optimizar los recursos para obtener los mayores resultados. Esa es, precisamente, la filosofía del growth hacking. Buscar la manera de lograr un gran número de ingresos o usuarios empleando el mínimo de recursos posibles, es decir, con poco esfuerzo y mínimo gasto.

No en vano, se trata de uno de los conceptos de moda en el ámbito del marketing digital. Aunque en España comienza a despuntar, en Estados Unidos ya está muy extendido, generando cada vez más perfiles profesionales especializados. Por ello, vamos a profundizar y desentrañar algunos trucos de hacking marketing. Preguntándonos también cuál es la labor de un growth hacker de marketing.

¿Qué instrumentos se necesitan para hacer growth hacking marketing?

Existen multitud de vías de crecimiento y canales posibles para una empresa. Así, en función de la categoría o sector y tipo de cliente, y del carácter de la audiencia, producto y servicio, las herramientas de growth hacking serán diversas. No obstante, la creatividad y la agilidad para probar nuevas acciones y medir su rendimiento en tiempo récord es un denominador común en todas ellas. El marketing de contenidos, por ejemplo, abre un enorme abanico de posibilidades en ese sentido. Asimismo, los canales también son importantes, destacando las estrategias de search (a través de Google) y social (Facebook Ads).

Respecto a las tecnologías que favorecen este tipo de estrategias, siempre será muy útil implementar procesos de automatización. Y aprovechar al máximo el poder de los datos. Así, cobra sentido la segmentación de audiencias y las acciones de retargeting. Impactando a los usuarios adecuados con el mensaje adecuado, facilitando la conversión.

De esta manera, contar con un conocimiento muy profundo de herramientas como Google Analytics o HubSpot, entre otras, es uno de los primeros pasos. Una vez comencemos a indagar en ellas, las posibilidades de estudio e implementación a la hora de crear una estrategia innovadora son inmensas. No obstante, existen decenas de herramientas útiles orientadas a cada una de las patas del negocio: desarrollo de producto, análisis de mercado, generación de leads o usuarios, adquisición de tráfico, redes sociales, etc.

Cinco técnicas de growth hacking

Quizá algunas de las técnicas de marketing innovadoras que venimos observando en el modelo startup provengan del growth hacking. Aunque todavía no lo hayamos advertido. Existen un sinfín y muchas más que han de llegar, pero vamos a enumerar algunas de las más llamativas.

1. Inmediatez

Es frecuente encontrar ofertas que apelan a la necesidad de comprar ya de los usuarios. Por ejemplo, la cuenta atrás de una promoción o el número de habitaciones restantes en una web de reserva de hoteles. Estos son instrumentos de growth hacking. Los usuarios pueden recibir este tipo de mensajes con urgencia y sentir que pueden perder su oportunidad. Y acortar así el tiempo de la conversión.

2. El modelo ‘Freemium’

Muchas de las aplicaciones y herramientas que usamos en nuestro día a día ofrecen una versión gratuita que ya aporta valor de forma muy competitiva (Spotify, YouTube, Dropbox, Linkedin, y muchas más específicas). Pero, además, cuentan con servicios de suscripción que incluyen beneficios y suplementos. Así, el usuario fidelizado de la versión gratis pasa a prémium a cambio de conseguir varias mejoras.

3. ‘Member get a member’

La recomendación es, tradicionalmente, una de las formas más rápidas para hacer crecer una comunidad de usuarios. Las técnicas de growth hacking se basaría en premiar y ofrecer un beneficio a un usuario ya registrado (a menudo, un descuento) por conseguir nuevos miembros. Este tipo de programas de referidos son muy utilizados por las nuevas aplicaciones. Orientadas a modelos de transporte, comida a domicilio, supermercados online, etc.

4. El sentimiento VIP

Otra de las últimas técnicas para generar interés en un producto o servicio es permitir el acceso solo a través de invitación exclusiva. También por previa solicitud, o bien a través de la invitación de un miembro ya existente.

5. Mimar a quienes se lo merecen

Contar con una base de datos y explotarla nos puede ayudar a mejorar el sentimiento hacia la marca y ganar recomendaciones. Bien sea a los clientes recurrentes o a usuarios que hayamos identificado como VIP. Y a potenciales prescriptores de marca, es importante premiar e incluso ofrecer el producto o servicio de forma gratuita.

¿Cómo es un growth hacker?

Con los instrumentos y técnicas comentadas, se pone de manifiesto que el perfil del growth hacker es un profesional del marketing online 360º. Siendo su único objetivo el crecimiento del negocio. Asimismo, debe ser alguien con un dominio avanzado de diversas áreas. Y que, a su vez, implican el manejo de herramientas especializadas. Ni que decir tiene que, con el reto de desarrollar estrategias innovadoras de éxito y con bajo coste, debe contar con grandes dotes de imaginación y mantenerse siempre en continua evolución.

El del growth hacker es un perfil muy analítico, y es muy útil contar con conocimientos de estadística y programación. Lo importante es identificar las métricas clave y analizar todo lo necesario con la suficiente agilidad para comprobar de forma rápida si las técnicas que implementamos dan resultados. Es vital saber qué acciones están funcionando mejor que otras, y por qué, para aprovechar sus fortalezas. No solo a nivel de generación de leads o usuarios, sino también exprimiendo los recursos y canales al máximo.

Además de la creatividad y visión out of the box necesaria para llevar a cabo este tipo de estrategias, es fundamental investigar todas las posibilidades que puedan generar nuevas ideas y fórmulas de negocio. Y estar en constante curiosidad y motivación por el crecimiento.

Llegados a este punto, quizá nos preguntemos cuáles son las diferencias entre el marketing tradicional y el growth hacking. Y si deberíamos ya afrontar nuestras estrategias desde esta visión. Lo cierto es que puede que ya estemos orientándonos hacia la dirección que tomaría un growth hacker sin saberlo. La clave reside en abordar toda la filosofía del producto o servicio desde la perspectiva del marketing y profundizar en el funnel. Un growth hacker no implementa acciones de marketing en un punto del desarrollo de negocio. Nos gustaría conocer su experiencia y su opinión al respecto.