Cursos Presenciales

Dentro de nuestro catálogo de cursos presenciales contamos con cursos bonificables para empresas. Si eres directivo o dueño de una PYME o una gran empresa y quieres mejorar la cualificación de tu plantilla, solicita información sin compromiso. Con nuestros cursos presenciales podrás mejorar los conocimientos y las habilidades de tus trabajadores.

Tras más de 20 años de experiencia en el sector organizando formación presencial para trabajadores y directivos en diferentes ámbitos, somos conscientes que las exigencias formativas varían de un proyecto a otro. Por ello, en IOE Business School creemos en la Formación in Company: el diseño, los programas formativos, el equipo docente o las metodologías de impartición deben ajustarse a las necesidades concretas de cada empresa u organización para lograr los resultados esperados.

Cursos Presenciales:

Los recientes avances en todas las áreas han supuesto un cambio en la formación de los empleados. Actualmente la formación continua de los trabajadores supone una necesidad en las organizaciones. Supone un impulso a la consecución de las metas y los objetivos planificados de la empresa. Unos empleados con conocimientos actualizados sobre el sector generan satisfacción laboral, mayor rendimiento y productividad.

Sin embargo, también es importante analizar cuál es la formación que necesita cada empresa para que se aproveche adecuadamente el curso.

IOE Business School es consciente de que todas las organizaciones no son iguales. Por ello, ofrece cursos presenciales que se adaptan a las necesidades reales y que puedan ser de utilidad para su trabajo diario.

El objetivo es ofrecer una formación a medida para que la empresa y el empleado puedan disfrutar de todas las ventajas, conocer contenidos específicos, etc.

Ventajas de la formación presencial

En este caso es el docente el que se desplaza a la empresa, por lo que se ahorra tiempo. Por otro lado, también supone una ventaja que la formación se realice en la propia empresa, pues el conocimiento adquirido se implementa en el puesto de trabajo. Es decir, resulta más fácil y rápida la aplicación de lo aprendido al entorno laboral.

A su vez, se reduce el esfuerzo de aprendizaje. Es más sencillo realizar supuestos prácticos que pueden darse en las labores cotidianas. De esta forma, se pueden realizar correcciones a tareas específicas que influyen en el rendimiento. Los empleados ven los resultados directos de la formación y responden con una actitud positiva hacia el aprendizaje.

En ocasiones, existe preocupación por el tiempo que el empleado va a dedicar a la formación. Sin embargo, es posible realizar una programación para que el tiempo este muy bien invertido. Es muy importante que la plantilla se recicle con nuevos contenidos porque ayuda a aumentar la productividad.

La formación de los empleados puede influir en el clima organizacional. Esto se debe a que está relacionado con las capacidades que poseen los empleados. Cuando estas capacidades mejoran los trabajadores se sienten motivados y con mayores perspectivas.

Por tanto, con estos cursos presenciales se pretenden que los empleados mejoren sus habilidades. Habrá una relación interactiva entre el profesor y los asistentes. Esto ayuda a un mejor entendimiento de los contenidos, puesto que la resolución de dudas es en el momento.

Los cursos presenciales abarcan diferentes áreas como la logística, los idiomas, la tecnología, la administración, etc. Por lo que, se proporciona una formación especializada y técnica en multitud de campos. Además, son formaciones con un alto componente práctico.

Otros beneficios de los cursos presenciales

Los cursos presenciales para empresas tienen muchos beneficios. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  • Descanso en la rutina diaria. Supone un descanso a la rutina diaria de un profesional. Dedicar horas de trabajo a una formación puede ser muy beneficioso. Por un lado, tomamos un descanso. Y por otro, adquirimos nuevos conocimientos para desarrollar nuestras tareas.
  • Trabajo en equipo. Es una forma de reforzar el equipo de trabajo. Es decir, es una buena oportunidad para compartir tiempo con otros compañeros. Fomenta el trabajo en equipo porque tienes que realizar trabajar, conversar, hacer brainstorming, etc. Los asistentes al curso experimentan otras situaciones con sus superiores o compañeros, por lo que se genera la sensación de pertenencia al grupo.
  • Situaciones laborales. Esta situación puede reflejar situaciones laborales. Por ejemplo, presentaciones en público, negociaciones, etc. Puede ayudar a realizar mejoras en las tareas diarias.
  • Motivación. Los formadores facilitan herramientas que ayudan al trabajador en su labor diaria. Los cursos presenciales se pueden enfocar basados en el aprendizaje de habilidades. Por ejemplo, valores, cognitivas, sociales, etc. Además, suelen apoyar y reforzar a los asistentes con técnicas de automotivación.
  • Reconocimiento. Los empleados se sienten cuidados y valorados por las empresas que les forman. Consideran que los cursos presenciales son un beneficio profesional y personal, que les ofrece la empresa.
  • Sentimiento corporativo. Los empleados en los cursos presenciales se sienten orgullosos de formar parte de la organización. El principal motivo es porque consideran que se escuchan sus opiniones y se les hace participes.

@IOE Business School 2018