Titulación Profesional

Modalidad
Online
Duración
50 horas
Titulación
IOE

Descripción del Curso o Máster

Bonificable
Empresas
Diploma
Universitario
Temario
Multimedia

La contaminación atmosférica es dañina para el medio ambiente en general. Entendiendo este como el conjunto de elementos  bióticos y abióticos que integran la biosfera. Este curso de contaminación atmosférica intentará abordar la problemática desde todos los posibles puntos de vista.

Se hará hincapié en los efectos de la contaminación sobre la salud humana, las plantas, y materiales. Es decir, sobre todo el conjunto de elementos que componen este planeta que llamamos hogar. En la actualidad, existe más cultura sobre los daños de la contaminación atmosférica, el efecto invernadero y el cambio climático. Aunque eso no se traduce en un mayor cuidado a nivel mundial. La protección del medio ambiente sigue siendo una tarea pendiente para la sociedad.

Tal y como aprenderemos en este curso la atmósfera es la capa gaseosa que envuelve al planeta Tierra. Cualquier alteración, daño o lesión tiene una gran repercusión en todos los seres vivos. De ahí que en este curso sobre contaminación atmosférica se traten temas como la composición de la atmósfera, la estructura y funciones de la misma.

Además de algunos de los mayores contaminantes. Se estudiarán también las emisiones e inmisiones y los efectos de la contaminación atmosférica.

Hazte especialista en contaminación atmosférica online 

En primer lugar, tengamos en cuenta que la composición del aire seco es la atmósfera óptima para el desarrollo de la vida. Este ambiente óptimo es el resultado de la evolución en el tiempo de muchos elementos naturales. El daño ambiental no afecta solamente a una parte, sino al medio natural en su totalidad.

Cuando componentes tales como el dióxido de carbono, oxígeno o metano sufren desequilibrios, la atmósfera sufre. Si tenemos en cuenta que la atmósfera es imprescindible para la vida en la Tierra y que sin ella sería un planeta estéril. Es preciso entender que el daño a esta cubierta se traduce en un peligro innegable para todos los seres vivos.

En otras palabras, los gases del aire son vitales para los seres humanos. Los animales no pueden sobrevivir sin oxígeno y las plantas verdes no pueden sobrevivir sin dióxido de carbono. Y estos son, entre otros los elementos que componen la atmósfera. Y los mismos elementos son los que sufren con la contaminación atmosférica.

Esta capa protectora mantiene la temperatura del planeta al mismo tiempo que impide cambios extremos de clima. Sin la atmósfera la temperatura de la Tierra podría llegar a alcanzar más de 75 grados durante el día. Contrastándose con más de 130 grados durante las noches.

Asimismo, la atmósfera filtra las radiaciones solares pues de la totalidad de la energía solar que llega a nuestro planeta. Poco más del treinta por ciento se refleja por la superficie terrestre, el resto es absorbido por el planeta. De manera que parte de la energía que se absorbe, se remite al exterior y la otra se emplea para calentar el aire, agua  y tierra.

Breve descripción de algunos contaminantes atmosféricos

De acuerdo con lo que veníamos comentando, la atmosfera protege y preserva la vida en la Tierra. Filtrando las radiaciones por distintas capas, como mismo sucede con las gafas de sol, pero a mayor escala. Pues permite el paso de unas radiaciones, mientras impide el paso de otras. Ya que la capa de ozono, situada en la estratosfera, absorbe parte de los rayos ultravioletas del Sol protegiendo la vida en la tierra.

De igual manera, los rayos ultravioleta (UVA) no son absorbidos por la capa de ozono. Los rayos ultravioleta B (UVB) son parcialmente absorbidos por el ozono y los UVC son completamente absorbidos por el oxígeno y el ozono estratosférico.

Por solamente poner un ejemplo, la exposición de radiaciones UVB aumenta el riesgo de cáncer de piel, cataratas y debilita el sistema inmunológico. Y este es uno entre una lista larguísima de enfermedades que se multiplican proporcionalmente a la contaminación atmosférica.

La contaminación atmosférica no es más que la incidencia directa e indirecta de sustancias  en la atmósfera, debido a la actividad humana. Estas sustancias se pueden dar a modo de calor, ruido, olor, vibraciones, radiaciones, etc. La contaminación puede tener un origen natural, tales como erupciones volcánicas, incendios y demás. Que provocan contaminación atmosférica de igual forma.

A groso modo, los contaminantes se pueden clasificar en según la naturaleza, el estado de agregación y la fuente. En primer lugar los naturales pueden ser biológicos (polen, ácaros, etc.), físicos (ruido, variaciones de temperatura y muchos más). Y químicos que se dividen entre orgánicos e inorgánicos.

En este curso experto en contaminación atmosférica trataremos los elementos nocivos según el estado de agregación y la fuente.

La contaminación atmosférica, un enemigo a combatir 

Es una triste realidad, pero cada año aumenta el número de fallecidos por problemas asociados a la contaminación atmosférica. Tanto las fuentes móviles (por ejemplo, el tráfico) como las fuentes fijas (chimeneas de diferentes procesos industriales y calefacciones domésticas) general emisiones. 

Todas estas emisiones llegan a la atmósfera y deben ser controladas y conocidas para que los órganos competentes establezcan las medidas correctoras necesarias. Han de actuar siempre en caso de alerta por atmósferas contaminadas. De esta manera se trata de proteger la salud de la población. 

Así, en esta titulación el alumno aprenderá a diseñar planes de movilidad en ciudades y aglomeraciones urbanas. También recibirá nociones acerca de seguimientos en continuo de procesos industriales, instando a las industrias a colocar sistemas automáticos de medida (S.A.M.).

Éstas han de colocarse en sus focos de emisión con conexión en continuo. De esta manera se podrá evaluar por parte del organismo responsable de la evaluación de la calidad del aire. Así se llevará un control y se establecerán unas medidas correctoras.

Todas ellas han de estar en la línea de conseguir una atmósfera respirable para la sociedad.

Origen y efecto de algunos contaminantes

Si bien comentaremos solamente algunos de los contaminantes más conocidos, esperamos que sirva de antesala a un estudio más profundo.

El primero que presentaremos es el compuesto de azufre (SOx). Cuyo origen es la combustión de carburantes fósiles, procesos industriales y erupciones volcánicas. Y su mayor efecto es la lluvia ácida que provoca corrosión. Además, los expertos alertan que en humanos genera afecciones respiratorias. Al mismo tiempo que afecta a coníferas y musgos.

Por otra parte, el óxido de carbono (Cox) tiene su fuente en los combustibles fósiles y la degradación de la materia orgánica. Las altas concentraciones producen la muerte dulce, sustituyendo el oxígeno en el torrente sanguíneo. E incrementando los daños del efecto invernadero.

En tercer lugar, mencionamos el óxido de nitrógeno (NOx). Encuentra su primer origen en los procesos de combustión, incendios e industria química. Sus principales efectos en la contaminación atmosférica se nota en las plantas. Aunque en humanos se relaciona con la fibrosis pulmonar.

Para el último puesto hemos dejado los halocarburos (CFCs) que se usan como refrigerantes, esterilizantes y disolventes. El resultado más evidente es la paulatina destrucción de la capa de ozono.

La contaminación atmosférica es una realidad y su origen se encuentra tanto en sucesos naturales, como en la actividad humana. Una de estas acciones se puede gestionar, mejorar, controlar. Solamente depende de todas las personas.

Normas de protección medioambientales

El camino de la lucha contra la regulación de los gases que provocan el efecto invernadero no ha sido llano. Los principales responsables del cambio climático somos las personas, todas. Uno de los principales objetivos de las medidas de protección medioambiental es la mejora de la calidad del aire. Sin dudas, un recurso que todos los habitantes de la Tierra compartimos.

Las políticas mundiales han sido más o menos correctoras. Pero lo cierto es que la actividad humana sigue siendo la principal causa de contaminación atmosférica. Entre los principales acuerdos sustraídos a nivel mundial está el Acuerdo de Paris y el Protocolo de Kioto.

Este último ha creado planes de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. De la misma manera que ha regulado el comercio de derechos de emisión de gases. Y estableció que se gestionaran mecanismos de sistemas de seguimiento y verificación de emisiones de gases. Como el Protocolo, existen otros convenios entre países, comunidades, continentes, etc.

Aunque la realidad indica que las personas, como un todo, hemos sido incapaces de crear y mantener procederes sanos. Que potencien el bienestar de la atmósfera, al mismo tiempo que combatan la contaminación atmosférica. De ahí que este curso experto constituya un primer acercamiento al tema y pretenda crear conciencia. Al mismo tiempo que logre formar profesionales comprometidos con el medioambiente.

Plan de Estudios

Tema 1. La atmósfera y los contaminantes atmosféricos.

  1. Composición de la atmósfera.
  2. Estructura de la atmósfera.
  3. Funciones de la atmósfera.  
  4. Clasificación de los contaminantes atmosféricos.
  5. Emisión e inmisión.
  6. Efectos de la contaminación atmosférica.

Tema 2. Tratamiento de efluentes gaseosos y legislación aplicable.

  1. Eliminación de la materia particulada en gases residuales.
  2. Depuración de gases y vapores.
  3. Chimeneas (dispersador).

Objetivos del Curso o Máster

  • Conocer la atmósfera y los contaminantes atmosféricos.
  • Aprender a tratar los efluentes gaseosos a través de la legislación aplicable.

@IOE Business School 2017

Descargar en PDF

Comparte ésta formación: